2017 - May - 23
Pinot Noir en la Patagonia chilena
El cambio climático "beneficia" a los amantes del vino. Por primera vez producen un Pinot Noir en la Patagonia chilena. A orillas del río Puelo en la Región de Los Lagos las temperaturas en verano pueden oscilar entre los 14 y 32 grados, lo que hacen que "las uvas logren una maduración forzada en los últimos dos y tres meses de crecimiento".
 
 
Hace una década parecía imposible beber un vino de la Patagonia chilena, pero el cambio climático está permitiendo la producción de un caldo de alta gama en sus increíbles paisajes de volcanes y bosques milenarios. El aumento de la temperatura obró el milagro para los amantes del vino. Algunos parajes del tradicionalmente frío y lluvioso sur de Chile son ahora lo suficientemente soleados como para hacer madurar las uvas con las que se produce desde hace dos años el Pinot Noir "Puelo Patagonia", un tinto refinado. 
 
"Encontramos un microclima cuyas temperaturas oscilan entre los 14 y 32 grados en verano", explica Sergio Subiabre, director comercial de la viña Villaseñor, productora del vino que se dedica íntegramente a la exportación. Esas temperaturas permiten que "las uvas logren una maduración forzada en los últimos 2-3 meses de crecimiento", haciendo que el vino tenga "las mismas características, la misma graduación alcohólica y la misma cantidad de azúcar" que los que se obtienen en la zona central, agrega.
 
A orillas río Puelo, flanqueadas por los volcanes y las montañas nevadas de Los Andes, bosques milenarios y decenas de ovejas pastando, crecen alejadas de la civilización las parras que dan vida a este vino. Más de tres horas por carretera separan los viñedos del aeropuerto más cercano, en la ciudad de Puerto Montt. Luego, hay que navegar río arriba otra media hora en una barcaza hasta desembarcar en la pequeña localidad de Puelo, a unos 1.000 kilómetros al sur de Santiago. Las primeras uvas se plantaron en esta zona hace seis años y en 2014 la viña Villaseñor vendió 1.500 botellas de Pinot Noir. 
 
Sus enólogos están experimentando con otras cepas como Rose, Sauvignon Gris y Pinot Gris, favorecidas también por el aumento de las temperaturas en casi dos grados en esta zona, donde hace una década se registraban también un 30% más de lluvias. La mineralización procedente de los volcanes y montañas hacen el resto. "Esto es lo que diferencia a los vinos de la zona central de Chile. Aquí tenemos vinos con más sabores, más características de la fruta de cada variedad", describe Subiabre. 
 
Pero, aunque las uvas se han visto beneficiadas por el cambio climático, el ecosistema de la Patagonia sufre una "variabilidad climática" que causó la reducción de los caudales de ríos y un aumento de la radiación solar en los últimos 30 años, afirman científicos. "En el río Puelo hubo una baja de los caudales por la disminución de las precipitaciones y la menor formación de nieve", afirma José Luis Iriarte, experto del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (Ideal) de la Universidad Austral de Chile.
 
 
Con exuberantes parajes naturales que atraen a miles de turistas cada año, su origen patagónico ha sido un gran soporte para la comercialización de este vino: el siguiente lote ya está reservado para clientes chinos y estadounidenses, a unos US$ 120 por botella, un precio alto para un vino chileno. Lo mismo pasó con la primera producción en 2014. Las botellas fueron vendidas por completo al mercado chino, todo un hito comercial. 
 
"Chile siempre ha tenido una debilidad porque siempre ha sido conocido como un productor de vinos económicos. Con este tipo de iniciativas generas un valor agregado que supera diez veces el promedio de la caja exportada", explica Maximiliano Morales, ingeniero agrónomo y consultor en marketing de vinos. 
 
En el futuro, Villaseñor planea ampliar y diversificar la producción en otras 40 hectáreas, mientras otros productores están experimentando con otras cepas en la Patagonia chilena, como ya lo han hecho antes del lado argentino, donde se elaboran más de una decena de caldos patagónicos. 
 
"Siempre ha habido una carrera por producir vinos al sur y eso ha generado que muchos privados experimenten. Aquí vemos un ejemplo fehaciente de que, de acuerdo al aumento de las temperaturas, se está generando una nueva actividad económica", dice Morales. 
 
Enólogos descubrieron recientemente cerca de la localidad de San Rosendo, en la región del Biobío, un Malbec puro de unos 100 años de antigüedad, un vino tradicionalmente producido en nuestro país y Francia que habría sido llevado a Chile por colonos franceses en el siglo XIX. 
 
Pero el cambio climático no beneficia a todos de la misma manera. En 2016, la producción mundial de vino fue de las más bajas en 20 años debido sobre todo a las condiciones climáticas, que afectaron la producción en varios países, según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV). En América del Sur, la producción disminuyó en Argentina, Chile y Brasil, como consecuencia de la meteorología desfavorable, de acuerdo con la OIV.
 
 
 
 
 
 
 
• Doña Paula Malbec Rosé 2017
• Kaiken Ultra Malbec 2015
• Alta Vista Temis 2013
• El Obelisco en una botella
• Llega Whisky LIVE Buenos Aires
• Peñaflor y Fecovita
• 5 años de Délice
• Doña Paula en Descorchados 2018
• Sparkling Nights 2017
• Lo nuevo de Alfredo Roca
• Makká de Bodega Alto Limay
• Platos de estación en Club Tapiz
• La Goulue
• Premios para Doña Paula en AWA 2017
• Promoviendo el enoturismo
• Apostar más allá del Malbec
• 2017, una gran cosecha
• Club Tapiz en Colombia
• Alta Gama Buenos Aires
• Una gran oportunidad para el vino argentino
• Imagen superior
• Doña Paula distiguida por James Suckling
• Nueva imagen para Kaiken
• Más premios para Bianchi
• Premios para Viniterra
• Los vinos de Córdoba
• Mendoza hostil
• Pinot Noir en la Patagonia chilena
• Anclado en el malbec
• Un whisky de casi un millón de dólares
• Una bodega argentina entre las 50 mejores
• Buena cosecha en Cafayate
• Bianchi Extra Brut premiado
• Un wine bar a cielo abierto
• El Enemigo
• El whisky de los hermanos Roca